¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

sábado, 7 de septiembre de 2013

Rutinas y Despedidas.

Descorres las cortinas y observas el paisaje del exterior, encontrándote con el color grisáceo y apagado de la calle, donde dominan el cemento y el hormigón. La rutina es la misma de siempre y llega un momento en el que ya cansa.
Tan solo quieres alejarte de allí, despertarte y ver un mundo colorido donde la gente que te rodee parezca feliz, en lugar de agobiada por horarios interminables. Quieres rodearte de un aroma floral, dulce y agradable; en lugar de tener que soportar la peste de la polución.
Quieres vivir en un sitio distinto, empezar de nuevo y tener la vida que realmente deseas vivir.
De modo que vas al trabajo y te despides, haces las maletas y conduces hacia ese pequeño pueblo en el que viviste una vez, cuando disfrutabas de tu infancia. Es allí donde vuelves a descubrir esa gama de vivos colores que en la ciudad no existía y es también allí donde hueles ese aroma a naturaleza sin contaminar. Saludas a toda la gente que pasa a tu lado, sorprendida de todo lo que has cambiado y te encaminas a la que fuera tu casa, donde aún viven tus padres. Los saludos son tan calurosos que descubres lo mucho que les habías echado de menos.
Pasan los meses y tu vida ha cambiado. Ahora trabajas en una pequeña tienda que no te ocupa todo tu tiempo, dejándote espacio para divertirte, para poder escribir o hacer lo que te plazca. Vives en una casita pequeña, pero es bonita y tiene jardín.
Cuando eras joven no soñabas con vivir así, querías salir de allí, pero ahora no te quieres ir.
¿Por qué?
Porque eres feliz.

4 comentarios:

  1. Mientras leía el principio me identificaba y posteriormente, más aún. Me ha gustado mucho ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo saberlo =)
      Ojalá te identifiques con algunos otros relatos que vaya escribiendo.
      Un beso!

      Eliminar
  2. No sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos... Un relato muy realista y cercano, me ha encantado! :)
    Un abrazo y hay nueva entrada en mi blog de la sección 'Descubriendo a...' dedicada al mundo del arte. Pásate si quieres :3

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón, hay cosas que nunca valoramos lo suficiente cuando las tenemos, pero en cuanto pasa el tiempo y hemos cambiado todo por completo las echamos en falta, enseguida nos damos cuenta que perdimos el tiempo buscando valores a otras cosas.
    Me encanta :D
    un beso desde http://itsmylifemydreams.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar