¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

sábado, 21 de septiembre de 2013

Bailar bajo la lluvia.

Hoy, como cientos de días antes, algo ha ido mal, no ha sido como debería ser y los problemas se han cebado con tu vida pero, sin importarte, caminas bajo el lluvioso cielo de la ciudad, ejecutando lo que son unos improvisados pasos de baile, sin importarte la gente que pueda verte.
No estás recordando ni uno solo de los malos momentos que han pasado y tampoco tienes la más mínima intención de hacerlo, sino que te regocijas en la diversión que supone para ti el hecho de que la lluvia te caiga sobre el rostro, pues eres más que consciente de que la vida no dura eternamente y los momentos malos no son más que piedras en mitad de nuestro camino que hay que aprender a sortear.

Ya no importan los obstáculos pasados, ni siquiera los obstáculos futuros, pues lo único realmente apremiante es darse cuenta de lo mucho que nos perdemos al dejarnos ahogar por los problemas, sin llegar a comprender que podemos ganar todo un mundo de nuevas oportunidades si luchamos contra todo aquello que intenta frenarnos.
Al fin y al cabo, ¿quién, salvo nosotros, conoce nuestro potencial?
¿Quién más sabe cómo podemos aprovechar nuestras debilidades y nuestros errores para convertirlos en fortalezas?
Quizás todos necesitemos bailar bajo la lluvia de vez en cuando.

1 comentario:

  1. Así es, debemos ser listos y aprovecharnos de lo mucho que podemos llegar a conocernos para potenciar al máximo nuestras virtudes y defectos.

    Una vez más, enhorabuena por este relato motivador.

    Por cierto, no te olvides pasar por http://escritorsentimientos.blogspot.com.es/2013/10/liebster-award.html ¡HAS SIDO PREMIADA!

    Un beso enorme,
    Abel Jara Romero

    ResponderEliminar