¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

jueves, 16 de mayo de 2013

El Acantilado (1)

Esta es la historia creada a partir de vuestras preferencias en la encuesta. Consta de tres partes y esta va a ser la primera.
Si os gusta, por favor, decídmelo en un comentario. Si no os gusta, por favor, decídmelo en otro comentario. ^^
Vuestra opinión es realmente muy importante para ayudarme a mejorar.

Capítulo 1: Ella.
El chico vio cómo se acercaba al acantilado, sin más vestimenta que un largo camisón blanco que ondeaba cual bandera al viento. Aún pese a la distancia, sabía que lloraba desconsoladamente y, sin ni siquiera preguntarle, sabía que era por problemas de amor. Siempre eran problemas de amor.
Durante siglos, su familia se había encargado de vigilar el acantilado, evitando suicidios como el que esa chica quería cometer. Hacía dos años que el puesto le había sido encomendado a él y, desde entonces, había evitado que noventa y nueve personas murieran al lanzarse contra las rocas. Esperaba que ella fuera la número cien.

Se acercó a ella, subiendo la pendiente a la que sus piernas ya se habían acostumbrado y se situó a su lado. Ella solo le dedicó una mirada con sus ojos verdes enrojecidos.
-Hola- Dijo él, en voz baja y tranquilo-. Soy David. ¿Y tú?
Ella le miró de nuevo, apartándose un mechón cobrizo y enredado de la cara. No se fiaba de él, era evidente en su rostro que le habían hecho tal daño que quizás en la vida volvería a confiar en nadie. Y, sin embargo, puede que precisamente debido al dolor, le contestó.
-Noa- Una de sus lágrimas resbaló hasta su camisón, sucio de barro en el bajo-. Y ahora, déjame. Solamente quiero morirme.
Motivado por la cantidad de sus palabras, más que por el significado de ellas, David decidió continuar hablando, intentar que cambiara de opinión.
-¿Morirte?- Susurró-. Muchas veces, la muerte es más fácil que la vida- Captó su atención y siguió hablando-. Pero, otras veces, una vida resulta más sencilla que la muerte.
La ira de la chica se encendió en su rostro, hasta que fue sustituida nuevamente por el dolor.
-¿Sencilla?- Preguntó, sin moverse del borde del acantilado-. ¿Y tú crees que mi vida ha sido sencilla? ¿Qué sabrás tú de mí?
-Nada- Respondió él, encogiéndose de hombros-. Quizá lo mejor sería que me lo explicaras.
Ahora sí, Noa se giró hacia él, dejando el borde del abismo a su costado.
-¿Quieres que te lo explique?- No esperó su respuesta, a sabiendas de que necesitaba dar rienda suelta a todo su dolor-. Pues te lo explicaré.
Y se dispuso a contarlo.



10 comentarios:

  1. Me gustó mucho! Escribes muy bien, he de pasarme por aquí más a menudo.
    Un beso y te leoo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! :D
      Espero que la próxima vez que te pases por aquí también disfrutes de la lectura ^^
      Un besito!

      Eliminar
  2. Hola Dulce!

    Me ha encantado.
    Tu forma de escribir e smuy fresca y me encanta lo que haces

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, May!
      Es todo un honor leer estas palabras que me dedicas =)
      Un beso!

      Eliminar
  3. Me encantó! No hay límites es perfecto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu opinión, espero volver a leerte pronto por aquí ^^

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Lo leí y comenté ;)
      Un besito, guapa! :D

      Eliminar
  5. Primer capítulo leído. Voy a darte mi opinión sincera en todos los aspectos que se me ocurre darte...

    Lo primero, no me convence esa expresión de "Aún pese", pienso que el aún ahí sobra. Por otro lado, me ha parecido un capítulo algo breve y sin un prólogo o introducción previa. Y el final, me ha parecido bastante radical. Parece que no querías seguir escribiendo o que no sabias muy bien qué final darle y has dicho "pues corto por lo sano" jaja Siempre es bueno que el final de un capítulo te deje pensativo o con una última frase que te haga querer leer ya el siguiente capítulo.

    Espero no haber sido duro, sólo intento ayudarte a mejorar. Este tipo de comentarios son los que a mí me sirven cuando no logro dar lo mejor de mí y me gusta recibirlos por lo que he pensado que es lo mejor, ser sincero.

    Un beso,

    Abel Jara Romero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, siéntete invitado a criticar lo que quieras.
      Me alegra recibir críticas constructivas que me ayuden a mejorar, así que te lo agradezco de verdad.
      En cuanto a lo que dices de cortar por lo sano, no era esa mi intención, simplemente me apetecía dejar que quedara poco perfilado para tratar de dar más fuerza en los siguientes y que se notara más el cambio.
      De nuevo, gracias por tu opinión =)
      Un besito!

      Eliminar