¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

martes, 26 de marzo de 2013

Soledad en la casa del bosque.

Hola a todos!
Vuelvo aquí, aprovechando días de fiesta, para poder dejaros un nuevo relato con el que, espero, pueda emocionaros.
También, os recuerdo que el blog tiene un sorteo en marcha para celebrar sus más de 10.000 visitas!! :D ¿Os lo vais a perder?
Para acceder al enlace del sorteo, pinchad AQUÍ. 
Ahora sí, os dejo con el relato.
Cualquier comentario que queráis hacerme, podéis dejarlo aquí y será leído ^^
!Un besito!


Invierno, el bosque que rodea mi cabaña de madera se ve todo blanco, consecuencia de esa nieve que, en pequeños copos, ha ido posándose en el suelo y en las plantas durante la noche, cambiando los colores verdes del bosque perenne por las tonalidades suaves, blancas y azuladas del frío.

Cuando bajo de la cama y enciendo la chimenea, no puedo evitar pensar que tú te marchaste un día completamente opuesto a este, cuando el sol brillaba y el fulgor de su luz iluminaba hasta el último rincón de este recóndito paraíso perdido. Ese paisaje alegre chocaba con la situación, la terrible sensación de pérdida que sentí cuando cerraste los ojos para no volver a abrirlos, para dejarme atrapada en un mundo que no quería que fuera mío si tú no estabas aquí para compartirlo.

Hoy, precisamente, han pasado un año y seis meses desde ese día y, quizás es porque me he acostumbrado a la soledad, pero empieza a gustarme estar aquí.

Ahora despierto cada mañana y ya no lloro al sentir que no estás a mi lado, que tu hueco en la cama no guarda tu calor tras tu despertar y que ya no vas a despertarme a besos ni a llevarme el desayuno a la cama.

Me he hecho a la idea de que debo esperar hasta que mi vida termine para volver a verte pero, al mismo tiempo, quiero vivir. Quiero continuar adelante sabiendo que, estés donde estés, tú vas a esperar a que llegue a tu lado.

Y algún día lo haré.

Por ahora, acurrucada en el sofá, tapada con una manta y bebiendo una taza de chocolate caliente, me siento en paz conmigo misma.

Por fin.

Paz.

5 comentarios:

  1. Joe qué triste :S La muerte de un ser querido es algo muy difícil de superar aunque con el tiempo el dolor va disminuyendo pero nunuca desaparece por completo :)

    Bss, me gustó ^^

    ResponderEliminar
  2. Dios, es precioso *___* Adoro tus relatos, Dulce :3 me gusta mucho que hayas usado la muerte en el relato, aunque sea más trágico ^^ Espero tener pronto más cosillas tuyas :3
    Besos<3

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tus relatos cielo! SI quieres esperarle le esperas, pero mientras estés sola aprovecha dicha paz que se te ha concedido

    ResponderEliminar
  4. Es precioso el relato *.* Es el primer relato tuyo que leo, pero por aquí me voy a quedar y seguir leyéndolos, tu manera de reflejas los sentimientos es muy buena y casi he podido sentir el dolor de la narradora al leer este.
    Besitos ^-^

    ResponderEliminar
  5. Gran relato, enhorabuena. Yo sé lo que es perder a seres queridos -perdí dos en un año- y es cierto que es lo más doloroso para una persona y más si has tenido mucha cercanía con esas personas.

    Pero, sí, siempre buscamos algo por lo que seguir luchando hasta que nos llegue nuestra hora...

    Un beso,

    Abel

    ResponderEliminar