¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

domingo, 23 de diciembre de 2012

Tierra y cielo (7)


Capítulo 7: Reencuentro.

Sorah despertó junto a Nemeides y observó su perfil perfecto. Él abrió un ojo y murmuró todavía dormido algo que no llegó a entender. Rió, feliz, y le dio un beso en los labios.

-Tengo que irme, Nemes. Diego necesita que termine de ayudarle.

El ángel se sentó, extendiendo las alas.

-¿No podrías dejarlo para mañana? Podríamos hacer el vago los dos y quedarnos aquí, juntos.

De nuevo, ella rió.

-No puedo, Nemes. Cuando acabe esta tarea me tomaré unas vacaciones, lo prometo.

Él fingió pensarlo antes de acercarse a ella, cogerla en brazos y besarla.


-Me parece bien.

Sorah apareció en el instituto media hora después y, al instante, le vio. Él también descubrió su presencia nada más verla, solo que su rostro no era tranquilo y melancólico como todos los días, sino furioso. Por un momento, ella sintió miedo.

La campana sonó e intentó entrar en clase, pero él la asió del brazo y se lo impidió, quedando solos en medio de la calle. Fue entonces cuando descubrió en sus ojos una expresión que había estado olvidada hasta entonces. El rostro era diferente, pero la mirada y el odio eran los mismos.

-Dios mío…- Susurró.

-¿Ya lo has descubierto, eh?- Él soltó una carcajada- Siempre fuiste una esposa pésima, deshonrosa, lo que no sabía era que fueras tonta. Te ha costado darte cuenta de que el pobre Diego era tu marido, reencarnado desde los infiernos para vengarse de ti. Un hombre al que el demonio le dio la oportunidad de regresar para matar a la criatura celestial en la que se había convertido su mujer.

Ella tenía miedo, pero le plantó cara.

-¡Tú me mataste!- Gritó.

-¡Te lo merecías!- Respondió él a su vez, abofeteándola- Eras una zorra.

Sorah se tocó la mejilla, pero no lloró. Iba a ser fuerte.

-Y tú eras un cabrón- Escupió-. Un maltratador que no merecía todo lo que tenía.

Él la agarró del pelo, tirando, y ella gritó. La arrastró hacia la carretera en el mismo instante en el que un coche se acercaba y la lanzó contra él.

-¡No!

El coche se abalanzó sobre ella, pero unos brazos la protegieron y fue otro cuerpo el que recibió el impacto.


¡Hola!
¿Os está gustando la historia? ¿Es cómo esperábais que sería cuando contestásteis la encuesta o no se parece en nada?
Sea cual sea la respuesta... ¡Solo queda un capítulo!
En muy poquito habrá una entrada nueva en el blog y, precisamente porque esto ya se acaba, voy a comentaros una idea que se me ocurrió hace un tiempo y de la que ya tengo bastantes relatos escritos:
¡Relatos por Canciones!
¿Y qué es eso? Pues son pequeños relatos inspirados en el título de algunas canciones, si bien no tienen que tener nada que ver con estas, sólo con el título =)
¿Os gusta la idea?
Dentro de nada podréis leer el primer relato por canción.
!Un saludo!

3 comentarios:

  1. Oh!! Sinceramente le has dado un giro a la historia que no esperaba... Me gusta mucho! Espero con ganas el siguiente!
    Lo de relatos por canciones es muy buena idea. A veces una canción hace que divagues y crees miles de historias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta, pensé que el último capítulo era el seis, pero ya veo que no. Y me alegro, está genial.

    Está guay y ese Diego, jopé qué asco, con la penita que me daba antes. :D

    ResponderEliminar
  3. No puede ser! Sólo digo eso! D: ESPERO EL FINAL >w< Que por lo que se ve parece que va a ser triste D: Está genial, de verdad :3

    ResponderEliminar