¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

domingo, 2 de septiembre de 2012

Magia Negra (7)


Capítulo 4: Matt.
(Parte 1) 

Al fin regresaba a la ciudad, junto a Matt. Había pasado demasiado tiempo con su familia, empapándose de todas esas tradiciones que, durante un año, no había seguido y celebrando una festividad que nunca dejaría de celebrar, pero durante todo aquel tiempo, no se había sentido completa. Notaba cómo un pedazo de ella permanecía en la distancia, sin que pudiera hacer nada para arreglarlo. Y lo peor había sido hablar con él por las noches, escuchar su voz y que ese dolor dentro de ella, en lugar de mitigarse, se acentuara por el hecho de no poder estar a su lado.
Conducía rápido, forzando ligeramente las marchas del coche en el que viajaba, impaciente por regresar junto al único chico por el que realmente había sentido algo.
Era feliz estando a su lado y, de alguna manera, sabía que él era el indicado. Lo sentía, aunque no era capaz de indicar cómo. Ese era uno de los mitos que corrían sobre las brujas, que sabían quién era el correcto, que tenían una manera especial de intuirlo. En el caso de su madre, ese instinto no había funcionado, pero en ella parecía estar bien presente.
Aparcó el coche frente al edificio que, tras tanto tiempo habitando, podría pintar con los ojos cerrados y luego, cargando impaciente con la maleta, se dirigió al apartamento. Estaba demasiado nerviosa como para intentar meter la llave en la cerradura, por lo que se limitó a golpear repetidamente la puerta, ansiosa por verle.
Y allí apareció el, con el pelo castaño despeinado, como si se acabara de levantar, a la una de la tarde. Y ella sabía perfectamente que así había sido. El cansancio desapareció de sus ojos, sustituido por sorpresa y, sobre todo, alegría.
-¡Avril!
Gritando su nombre, se abalanzó sobre ella, la cogió en brazos y la hizo girar pegada contra su cuerpo, mientras no paraba de besarla ni un solo momento. Ella comenzó a reír contra sus labios, apretándole con firmeza para que no se apartara. Finalmente, sus pies tocaron de nuevo el suelo.
-Te he echado muchísimo de menos, princesa. Ya pensaba que me habías abandonado.
Ella rió de nuevo mientras él, con una mano sujeto a ella y con otra agarrando la maleta, les introducía en la casa.
-¿Y qué hubieras hecho de ser así?
Él la miró y supo, sin lugar a dudas, que sus palabras eran sinceras.
-Me hubiera presentado allí para que volvieras a mi lado. Da igual el motivo por el que quisieras dejarme, estaría allí, enfrentándome a tu familia y a todos aquellos a los que conoces, si fuera necesario, con tal de poder traerte de vuelta, por el simple placer de tenerte conmigo, de dormir a tu lado.
Precioso. Eso fue lo que pensó tras escucharle hablar. Y, como siempre que algo así sucedía, ella se quedó sin palabras. Todo lo que pudo hacer fue acercarle a su cuerpo y besarle con tal intensidad que ambos quedaron sin aliento.
-Creo que me apetece un vaso de té helado.
En silencio, sabiendo que él la seguía, caminó hacia la cocina y abrió la nevera, sacando una de las muchas botellas de cristal que ella misma rellenaba con la bebida, hecha con sus propias manos. No confiaba en los refrescos de té en lata, del mismo modo que sabía que eso que ella preparaba, siguiendo una de las pocas recetas que le gustaban de su madre, era como unas de esas bolsas que ella vendía por Internet, compuesta de tal forma que repusiera energía.
Sintió sus brazos rodeándole la cintura mientras se servía un vaso del líquido, de un agradable color ámbar.
-¿Te apetece un poco?
-No. Lo que me apetece es salir contigo esta noche. ¿Qué te parece si cenamos fuera?
-¿En un kebab?
-Estaba pensando más bien en un restaurante hindú que acaban de abrir tres calles más abajo. Podemos ir y volver andando. ¿Qué te parece?
Avril le miró, feliz. Ahora que estaba de nuevo a su lado, no podía comprender cómo había sido capaz de pasar una semana lejos de él.
-Es perfecto.

6 comentarios:

  1. Al principio me ha extrañado un poco ver de repente el capítulo 7, pero después he leído que no habías hecho un evento con el 6, jajajaja :))
    Me ha encantado <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!
      Sí, es que ayer estuve muy ocupada y no paré por casa en todo el día, así que me fue imposible avisar. De todos modos, subo cosas todos los días, o al menos lo haré así hasta que empiece el curso.
      Gracias por leer, cielo!! :D

      Eliminar
  2. Hermosísimo. Un capítulo muy dulce :)
    Algún día tengo que probar yo también eso de la comida hindú... jajaja
    Un abrazo :3
    http://utopiainthemoonlight.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! ^`
      lo de la comida hindú, mejor con un acompañante adecuado, como ha hecho Avril ;)

      Eliminar