¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

viernes, 28 de septiembre de 2012

Cuando el presente encuentra al pasado.

Bajo a la calle y me acerco a la panadería, donde también venden toda clase de productos de hojaldre, y compro una napolitana de queso. Esta es mi rutina de todos los viernes, llego a casa de la universidad y me compro mi capricho favorito para comer.
Siento la paz que viene junto al fin de semana y suspiro, feliz.
Entonces veo cómo se acerca y mi felicidad crece, al tiempo que se marchita, consciente de la realidad que nos rodea.
Me saluda y comenzamos a hablar, apenas unas frases, al igual que todos los días. Él me cuenta cómo le va y yo hago lo mismo, sin profundizar en los detalles. Es curioso cómo ha cambiado todo, y también doloroso. Antes nos mirábamos de una forma totalmente distinta, como la pareja que fuimos. Ahora, al mirale, solo veo esos momentos de risas, las charlas tapados con las sábanas depués de haberlo compartido todo. Y siento la nostalgia, las ganas irresistibles de recuperar aquello.
Y es que esto es lo que pasa cuando el presente se encuenta al pasado.
Quizás algún día me enfrente al futuro.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Escúchame hablar.

Hace tiempo que solo se oye el silencio, que no escuchas mi voz por encima de las demás, que no te dejas guiar por ella y, poco a poco, te pierdes. te vas hundiendo en ese pozo de amargura y depresión en el que se ha convertido tu vida. Decidiste alejarte del mundo, pensando que la soledad te ayudaría a encontrarte, sin darte cuenta de la verdad , de que comenzabas a cambiar, a ocultarte, como si fueras un monstruo, aquello que ves cuando te miras al espejo y que, por el contrario, nadie más percibe, porque sólo son tus imaginaciones.
caminaste cambiando de rumbo, iniciando un tramo de tu vida que te llevaría al desastre, mientras pensabas que alcanzarías el éxito, que serías más de lo que eres, sin percatarte de que eras más de lo que creías.
Escúchame hablar ahora, sigue mi voz, llega a la luz, ilumina de nuevo esa vida que permanece oscura.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Novedades (8)

¡Buenos días, buenas tardes, buenas noches!
¿Qué tal os va todo?
Me paso por aquí, antes de dejaros ningún nuevo relato (lo haré, prometido) para informaros a todos, tanto a los que votasteis en el cuestionario como a los que no pudisteis hacerlo, de que ya comencé a escribir la historia de ángeles que os prometí.
Llevo escrito aproximadamente la mitad de lo que bien se podría considerar un relato largo, así que en cuanto lo acabe, lo iré publicando por partes aquí, en el blog, para que lo leáis cuando os apetezca.
Hasta entonces, seguiré dejándoos relatos más cortos y lo que se me ocurra =)
¡Espero saber pronto de todos vosotros! :D

viernes, 14 de septiembre de 2012

El árbol de los recuerdos.



Cae la sombra sobre el árbol de los recuerdos,
sus hojas marchitas se olvidan con el graznar de los cuervos.
Memorias que se pierden al caer a la arena
y la voz del pasado no se oye, no suena.
Vislumbres de una vida muerta en el pasado,
el destino cambia a elección de los hados.
Viajes a lugares antes conocidos,
ahora son otros aquellos bien queridos.
Canciones infantiles cantadas al pie de la cuna,
nadie las canta ahora, solo las conoce la luna.
Mueren los días y viven las noches,
de la memoria, el pasado es solo derroche.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Novedades (7)

¡Hola a todos!
Sí, sé que vais a pensar que es muy raro que escriba de golpe dos cosas que no son relatos, pero es que tengo que hacerlo.
Veréis, como ya es septiembre, ya dije en la entrada anterior (muchas gracias de nuevo) que no me iba a ser posible escribir todos los días, como he venido haciendo hasta ahora. Pero eso no significa que vaya a dejar el blog de lado, ni de lejos voy a hacerlo. Lo único que significa es que escribiré los fines de semana, cuando todos tengamos algo de tiempo libre.
¿Qué me decís? ¿Os parece bien?
Ya sabéis que vuestros comentarios me alegran el día.
¡Un beso!

domingo, 9 de septiembre de 2012

Vosotros, mis 104.

Supongo que, con tan solo ver el título de la entrada, ya os imagináis de qué va a tratar.
Y si, efectivamente, trata de vosotros.
Hace ya un tiempo, cuando descubrí que tenía 50 maravillosos seguidores, me emocioné de una forma que no voy a olvidar y ahora, después de unos días sin poder coger el ordenador debido a lo ocupada que he estado, veo que ya sois 104 las personas que me seguís. Y lo único que puedo hacer desde aquí, en mi dormitorio, sentada frente a la pantalla del ordenador, es agradecéroslo de todo corazón, porque el hecho de poder compartir con vosotros un pedacito de mi imaginación y de mis sentimientos es algo tan maravilloso que no encuentro las palabras exactas para describirlo.
Si en algún momento siento que no puedo seguir escribiendo, que me estoy bloqueando y quedando sin ideas, lo único que tengo que hacer es ver esa cifra que simboliza que a vosotros os gusta lo que escribo, lo cual consigue, inmediatamente, que tenga ganas de coger un lápiz y un cuaderno para continuar plasmando en los folios lo que sea que tenga en mente.
De modo que muchas gracias.
Quizás a partir de ahora haya menos entradas en el blog, ya que vuelven las responsabilidades de después del verano y debo centrarme en ellas, pero seguiré escribiendo, mostrándoos los fines de semana todo aquello que vaya imaginando, sumergiéndoos poco a poco en el pequeño mundo que es mi imaginación.
A todos nos esperan ahora cosas nuevas, ya sea en nuestros blogs o en la vida real.
Yo espero fervientemente que esas cosas nuevas que tengan que pasarme en este espacio, pueda compartirlas con todos vosotros.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Miedo.



Tengo miedo a caer en un mundo de decepciones, a desilusionarme contigo, del mismo modo que se que otras se han desilusionado antes. Tengo miedo a imaginar, pese a que sé que nunca me verás como algo más, que algún día pueda ocurrir y suceda conmigo al igual que con las otras, que acabe siendo páginas que borrar del libro de tu historia.
Sí, lo sé, tenerte a mi lado tal y como estás ahora es lo mejor que puede suceder, debería conformarme con eso y no desear nada más, pero, tonta de mí, olvido la sensatez en tu presencia, dejo que todo lo que me une a la cordura desaparezca cuando estás presente, aún sabiendo de sobra que como amigo eres perfecto, pero que como más, podrías hacerme tanto daño que no pudiera recuperarme a no ser que te marcharas a algún lugar donde no pudiera verte.
Lo das todo con tus amigos, estás con ellos y, por consiguiente, estás conmigo, apoyándome siempre que te necesito, consolándome si es necesario. Pero cambias cuando estás con ellas y, estoy segura, cambiarías si estuvieras conmigo. A veces ese cambio es a mejor, ha pasado, lo he visto; pero otras veces ese cambio logra que ni te reconozca, que no vea a la persona sensata y empática a la que conozco. Y precisamente por eso, por miedo a que me rechaces pero también por miedo a que me aceptes y te conviertas conmigo en esta segunda imagen de ti mismo que tanto dista de la realidad, no te digo nada.
Me callo, esperando el instante en que quizás descubras, con algo de suerte, que siempre estoy ahí, aunque no te des cuenta.
Y decidas ser conmigo tal y como eres en verdad, creando así algo más.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Magia Negra (12)


Epílogo: Violeta.

Con sus ojos bicolores, uno azul y el otro gris, Violeta miró a su abuela, que descansaba en la cama. Su respiración era fatigosa, cada vez más y la niña, de apenas once años, sabía que no faltaba mucho para que fuera inexistente.
Una vez más, como había sucedido desde que su abuelo muriera y la anciana enfermara a causa de la pérdida, ésta le había contado una historia de magia y amor, también de tragedia. La historia de la bruja que, al morir, habría de ir a los infiernos, sufrir de por vida como pago por la salvación de la persona a la que más había querido.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Magia Negra (11)


Capítulo 6: Siempre.

Sentía frío y calor al mismo tiempo. Le escocían los ojos, pese a que no veía más que oscuridad y notaba su cuerpo como si fuera un peso muerto, incapaz de moverlo. Escuchaba susurros extraños y confusos, que podo a poco se hicieron más audibles, convirtiéndose en voces.
-Avril…
Era una voz de hombre, pero no podía distinguirla. Le dolía la cabeza y notaba un dolor punzante en los oídos.
-Avril…- Poco a poco, la voz se fue aclarando-. Dime algo, princesa…

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Magia Negra (10)

Capítulo 5: Magia negra.
(Parte 2) 

 
Allí estaba ella, en ese desván que tan bien conocía, rodeada de los potentes aromas de las varitas de incienso egipcio, cuyo humo se esparcía por el aire creando suaves nubes y remolinos azulados.
Matt estaba justo en el medio del suelo, sobre una sábana blanca en la que ella, previamente, había escrito extensas y estilizadas líneas de jeroglíficos con lapislázuli molido.  Le había quitado la camisa, rota y ensangrentada y le había dejado con el suave y musculoso torso al aire. La sábana estaba rodeada de velas hechas a partir de conos de incienso, diferente al de las varillas. Los aromas se entremezclaban, ahogando el ambiente.

martes, 4 de septiembre de 2012

Magia Negra (9)


Capítulo 5: Magia negra.
(Parte 1) 

Avril miró el cuerpo sin vida de Matt. Desesperada, intentó encontrarle el pulso, pese a saber que no lo haría, porque era inexistente. Sus lágrimas caían al suelo, mezclándose con la sangre que seguía escapando del chico.
Durante unos minutos interminables, Avril no hizo nada más que quedarse sentada a su lado, dando rienda suelta a todo su dolor mediante sus gritos, tan desgarradores como la brecha que sentía ella misma dentro del pecho, en el lugar exacto donde su corazón comenzaba a convertirse en piedra sin él. Dejó que la magia escapara de ella a raudales, convocando una tormenta con un poder que nadie salvo ella podría parar, todo lo que sentía se concentraba en los rayos que caían del cielo, en la rápida expansión de los nubarrones negros y en el diluvio que estaban ocasionando.

lunes, 3 de septiembre de 2012

Magia Negra (8)

Capítulo 4: Matt.
(Parte 2) 

El restaurante era agradable, con suave música instrumental y paredes de madera, con grandes imágenes del paisaje de la India y decorados estilo Bollywood. Las mesas eran bajas y los asientos consistían en cómodos y coloridos cojines de seda. Ellos estaban situados en uno de los reservados, apartados del resto de los clientes.
-¿Te gusta?
Avril se metió una cucharada del arroz especiado en la boca. No sabía exactamente qué llevaba, pero sabía bien.
-Has acertado de pleno, Matt.
El chico sonrió. Cogió su copa y vació el contenido, también de origen hindú.
-Pensé que te gustaría probar algo nuevo.
-Si te digo la verdad- La bruja comió un poco más antes de seguir hablando-, empezaba a hartarme de la comida de mi madre. Como bruja, es muy buena, pero como cocinera, es pésima. Y lo peor de todo es que no me ha dejado preparar nada ni una sola vez, así que me he alimentado a base de carnes quemadas y verduras demasiado crudas.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Magia Negra (7)


Capítulo 4: Matt.
(Parte 1) 

Al fin regresaba a la ciudad, junto a Matt. Había pasado demasiado tiempo con su familia, empapándose de todas esas tradiciones que, durante un año, no había seguido y celebrando una festividad que nunca dejaría de celebrar, pero durante todo aquel tiempo, no se había sentido completa. Notaba cómo un pedazo de ella permanecía en la distancia, sin que pudiera hacer nada para arreglarlo. Y lo peor había sido hablar con él por las noches, escuchar su voz y que ese dolor dentro de ella, en lugar de mitigarse, se acentuara por el hecho de no poder estar a su lado.
Conducía rápido, forzando ligeramente las marchas del coche en el que viajaba, impaciente por regresar junto al único chico por el que realmente había sentido algo.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Magia Negra (6)

Capítulo 3: Magia, pociones y hechizos.
(Parte 2) 

No se equivocaba, a la mañana siguiente el cielo estaba cubierto de nubarrones negros, encapotado. Y continuó así tres días más, aquello era el norte del país y eso era lo normal.
Durante ese tiempo, Avril no solo se limitó a ayudar a su madre, siendo más consciente cada día que pasaba de que ella tenía cada vez más esperanzas respecto a que se quedara, aunque iba a defraudarla. También subió al desván, ese lugar lleno de telarañas y moho donde guardaban los libros de encantos. Habían pertenecido durante generaciones a la familia y cada bruja había ido añadiendo todos los que hubiera podido conseguir, acumulando así una colección de más de doscientos ejemplares diferentes. Nora siempre había preferido, pese a su ascendencia, la magia celta, pero ella tenía predilección por la egipcia.