¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

jueves, 30 de agosto de 2012

Magia Negra (4)


Capítulo 2: Recuerdos.
(Parte 2)
 
Una tarde, volvían de la universidad, hablando. Él se había quedado media hora de más, esperando a que acabaran sus clases y, en ese momento, con una taza de cartón llena de chocolate caliente entre las manos, recorrían la calle en medio del frío invierno. Ella había invocado una burbuja de calor que les mantuviera medianamente templados, era por eso por lo que caminaban en lugar de regresar a casa en coche.
-Deberías hacer esto más a menudo, ¿sabes?
Ella le miró, sin comprender.
-¿El qué?
Matt tocó la fina membrana de la burbuja, imperceptible para quienes pasaban junto a ellos.

-Dar calor a todo lo que te rodea, insuflarle algo de vida.
-¿Usar la magia más a menudo?
Él negó con la cabeza, serio.
-No- Dijo-. Comportarte como lo haces conmigo.
Ella le miró, sin entender. ¿Acaso no se comportaba con él de la misma forma que con los demás? Nunca había intentado ser diferente, que él se diera cuenta de lo que tiempo atrás había empezado a sentir.
Sintió el corazón latirle con fuerza, demasiada, dentro del pecho.
-¿Qué es lo que hago contigo que se diferencia del resto?
Matt esbozó una sonrisa que no llegó a tocar del todo sus labios. Era nerviosa, intranquila, como si no supiera expresarse.
-Cuando estás con más gente, hablas y estás atenta a lo que dicen, pero no les muestras ni un solo detalle de cómo eres en realidad, no les das nada para que puedan conocerte en profundidad. Hablan de sus gustos y tú te limitas a contestar de forma esquiva, aunque no notas que lo estás haciendo. Te has creado un grupo de amigos que permanecen junto a ti aun sabiendo que no llegarán a saber nada más de lo que tú les quieras decir, como si les estuvieras apartando de forma inconsciente.
Casi habían llegado a casa, les faltaba atravesar el parque que ella admiraba cada mañana desde su ventana, pero ella estaba intrigada por sus palabras, demasiado como para seguir caminando. Sin dejar de mirarle, se sentó en un banco, las flores del melocotonero que tenía detrás les harían sombra de no estar en invierno, cuando no había ni una sola hoja.
-Eso es lo que sucede con los demás, según tú. ¿Cómo soy contigo, Matt?
Él se sentó a su lado, sin dejar de mirarla tampoco.
-Conmigo eres todo lo contrario, Avril. He visto lo mejor de ti. Te he visto reír y mirar embobada la televisión, te he escuchado cantar a voz en grito tus canciones favoritas, he podido descubrir tu forma de pintar y, gracias a ello, también tu forma de ver el mundo. Me has hablado de tu familia y de ti, de la tienda de tu madre y de tus ganas de dibujar con el simple propósito de sentir que no es sólo la magia lo que te hace especial, sino también lo que eres capaz de plasmar. Si dejaras que ellos vieran esa parte de ti, les enamorarías, tal y como me ha pasado a mí.
Y la besó.
Al principio fue dulce, delicado, sin saber si ella le aceptaría, pero ella le aceptó. Movió los labios al mismo compás que los de él y le rodeó el cuello con los brazos mientras él le rodeaba la cintura con los suyos. Se besaron mientras la burbuja de calor se iba haciendo cada vez más tenue, hasta desaparecer por completo, pero no lo sintieron, dejando que el frío y lo que sentían les enrojeciera el rostro, los ojos de ella brillantes, reflejados en los de él.
Subieron al piso y entraron en la calidez del que ya, tras apenas tres meses, era su hogar. Como tantas otras veces, Matt encendió la televisión y ella se sentó a su lado, dejando que la abrazara.
Como ninguna otra vez antes, ese abrazo representaba para ambos todo lo que él había querido mostrarle.

6 comentarios:

  1. Que bonito, la forma en que representas su amor y la forma en que explicas como poco a poco Matt se enamora y se besan en el banco del parque, es muy bonito, me e emocionado ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien! Hoy he leído el capítulo 2 completo :)
    Muy chulo, ¡no puedo esperar a que subas el 3!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, ha sido genial. Muy real la parte del beso, felicidades otra vez :D

    ResponderEliminar
  4. Cosquilleo en el estómago *-*
    Quiero saber más! Sigue por fa. Es perfecta la historia :D Aunque no he entendido bien eso de " una taza de cartón " jajaja
    Un abrazo :3
    http://utopiainthemoonlight.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Igual que el resto está genial. Te expresa con claridad y nos dejas con ganas de más. ¡Sigue así!
    Ahora voy a leer el próximo.
    Besos.

    Pensamientos De Adolescencia
    Sollozos En Mitad Del Bosque

    ResponderEliminar