¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

lunes, 9 de julio de 2012

Pertenencia.


Pertenezco a este lugar, mi mente lo sabe y mi cuerpo también. Noto la sutil vibración de todo mi cuerpo a medida que me acerco al sitio en el que nací, rodeado de ese halo de misterio que solamente el bosque puede conceder.
Veo pasar a mi alrededor toda clase de hermosas criaturas que nada tienen que ver con las que se mencionan en los cuentos de hadas. Son hermosas, pero si me acerco demasiado a ellas, descubriré que también son letales.
Los aullidos del viento a mi alrededor son escalofriantes para todo aquel que no los ha oído con anterioridad, pero para mí, que estoy acostumbrada a sentir su fuerza en la piel, no es más que la banda sonora de mi vida, una banda que también incluye el susurro de las hojas y el crujido de las ramas al partirse.
El bosque es un caos y yo formo parte de él.
Mis compañeros me miran camuflados desde los lugares más insospechados. Algunos poseen una piel áspera como la madera y otros, dura como las rocas. A diferencia de ellos, la mía puede disolverse si así lo deseo.
El rumor del río se escucha cada vez más alto, hasta que se convierte en un auténtico jaleo. Yo me voy acercando a él, lenta y con una sonrisa en el rostro. Hundo mis pies en el agua transparente y noto cómo las partículas comienzan a mezclarse.
Dejo escapar un suspiro de felicidad.
Era hora de que volviera a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario