¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

jueves, 12 de julio de 2012

Distancias.

Aquí me encuentro, sola, perdida, buscando el valor para acercarme. Hace meses que no hablamos. ¿Cuántos? ¿Tres? ¿Cuatro? Echo de menos nuestras charlas, las carcajadas provenientes originalmente de una simple sonrisa.
Mirándote desde lejos, me pregunto qué estás pensando, si recuerdas nuestra última conversación. Fue tranquila, agradable, sin rastro de incomodidad o enfado. Simplemente, de pronto, nos distanciamos.
Veo cómo me miras y te observo en silencio mientras te acercas. El corazón me empieza a latir con fuerza y cuento tus pasos hasta que te tengo justo enfrente.
-Hola- Dices, y siento cómo la tensión nos envuelve.
Me esfuerzo por diluirla, pero mi tono de voz no es lo que esperabas. Noto cómo, aunque estés tan cerca de mí, empiezas a distanciarte.
Durante unos segundos que me parecen horas, nos miramos. toda mi atención se ha centrado en tus ojos marrones. Separas los labios y veo que vas a hablar, pero tan pronto como tengo esa impresión, tú vuelves a juntarlos.
Quiero oír tu voz grave, sin embargo, justo cuando voy a pedirte que me digas algo, suena la campana, palpitando en mis oídos. Ambos sabemos que la oportunidad ha pasado.
Con una sonrisa agridulce y un gesto de cabeza, te despides.
Y yo temo que la distancia sea ya insalvable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario