¿Quiénes me siguen?

Nuestra imaginación nos pertenece. ¡No a los plagios!

sábado, 16 de junio de 2012

Felicidad.

Hay quien dice que la felicidad es efímera, que es una moneda de dos caras, que por un lado trae la alegría y que, por el otro, siempre acaba trayendo la desgracia.
¿Has visto alguna vez la felicidad completa?
Yo, no.
El mundo está lleno de desgracias, de rabia, de llanto, de miedo.
Está lleno de gente que busca una cosa, pero también de quienes buscan su contrario.
La violencia es terror para unos, pero impulsa a otros a continuar luchando.
El dinero es imprescindible para algunos y a otros, en cambio, es un concepto que no les importa demasiado.
Ni siquiera la salud es un deseo universal; todos quieren la propia, sí, pero, ¿que pasa con toda esa gente que, día a día se muere de hambre o de enfermedad?
Caminamos en el mismo mundo, pasamos junto a muchas personas cada día, pero somos invisibles los unos para los otros.
Consideramos la felicidad como lo propio, no como lo ajeno, sin importarnos si los demás la alcanzan mientras que nosotros sí lo hagamos. ¿Y alguien ha conseguido a lo largo de la historia la felicidad total?
Quizás para ser realmente felices deberíamos dejar de pensar en nosotros mismos, abrir un poco nuestros horizontes y mirar más allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario